Consejos para el buen opositor

CONSEJOS PARA OPOSITORES:

Quien se enfrenta a una oposición debe saber que para aprobar es necesario estudiar y ser constante. Puede ocurrir que el aprobado no se consiga a la primera, pero lo que está claro es que si se ponen los medios y si se confía en las posibilidades de uno mismo, al final se logra. Querer es poder.

El preparador es el guía, el ayudante del opositor, con la función de facilitar material, explicar y motivar al opositor. No debe tratarse mal al opositor, hay que tratarlo con un serio respeto, lo que implica no dejar de indicar las carencias del opositor desde el respeto y la comprensión.

Debemos tener unos puntos claros:

1. Motivación para estudiar: como ya hemos dicho, enfrentarse a una oposición es difícil pero no imposible. Por eso, antes de prepararla es necesario que estés mentalizado de ello y tener confianza en ti mismo. Para aprobar una oposición, lo único que hay que hacer es estudiar, algo que seguro has hecho en más de una ocasión.

2. Organización y descanso: a la hora de preparar una oposición, la organización de tu tiempo es crucial. Es importante fijarse un plan de trabajo en el que establezcas unas determinadas horas de estudio. Un trabajo constante y de acuerdo a tus capacidades es una de las claves para superar con éxito una oposición.

Además del tiempo que dediques a estudiar (en algunos casos puede llegar a ser superior a una jornada de trabajo completa), es importante que tengas unas horas de descanso. Dormir ocho horas diarias es fundamental para un buen rendimiento a la hora de trabajar o estudiar. Por otro lado, el sueño ayuda a mitigar los estados de ansiedad.

Recuerda también que una oposición no implica abandonar la vida personal, hay que fijarse unas pautas horarias para dedicar tiempo a aficiones, familia o amigos.

3. Selección del material adecuado: tan importante como tener la predisposición a estudiar es tener preparado todo el material que necesitarás para estudiar. Además del temario, es crucial disponer de materiales prácticos que te permitan entrenar las habilidades necesarias para superar las pruebas de la oposición (test, casos prácticos, psicotécnicos, etc.)

4. Sistema de preparación: elegir un sistema de preparación dependerá en gran parte de las características de la oposición y de ti mismo.

5. Llega el momento del examen: cuando se acerca el momento del examen empiezan a aflorar los nervios. Para mitigarlos es importante que seas consciente de la importancia que tiene el examen para el futuro, pero también tienes que entender que no aprobar no significa el fin del mundo. Igualmente, antes del examen tienes que estar concentrado y evitar distracciones. Preparar unos días antes de la prueba el material que necesitarás durante la oposición es crucial para evitar nervios y prisas de última hora.

6. Durante el examen: recuerda que ante los miembros de un tribunal no sólo importan los conocimientos adquiridos, también tienen en cuenta el aspecto y el comportamiento de cada persona. También ten presente que no siempre aprueban el examen los que más horas han estudiado, sino aquellos que lo han hecho con más calidad y esfuerzo. Por último, no empieces el examen de una oposición si no estás lo suficientemente relajado.

Compartir en: