3 consejos científicos para estudiar mejor

La Universidad ha comenzado para muchos, y con ella las obligaciones académicas y el estudio. Para ayudarte a destacarte, te acercamos 3 consejos comprobados por recientes investigaciones para estudiar mejor.

De acuerdo al pedagogo Jesús Blanquet, graduado de la Universitat de Barcelona (UB), para triunfar en el estudio, tanto los alumnos como sus padres deben tener los recursos básicos para estudiar, voluntad y perseverancia, facilitando el estudio. Sostiene que “muchas dificultades para aprender se deben a la falta de un método o a que este es inadecuado”.

1. Más horas de sueño llevan a mejores calificaciones

Intentar memorizar todo en los últimos días antes de un examen es normal, pero malo para el cuerpo: duermes menos, ingieres bebidas energéticas, te alimentas mal…conductas que definitivamente generan el efecto inverso al que buscas.

De acuerdo a un estudio de 2012 de la Universidad de Brigham Young, publicado en The Eastern Economic Journal, el sueño afecta el rendimiento. 7 horas de sueño es lo que necesitas para obtener las mejores notas posibles, aseguraron los investigadores. El sueño favorece la consolidación de la memoria, el crecimiento y el aprendizaje, y la falta de sueño puede generar daños en las redes neuronales de la corteza prefrontal.

 

2. Pon a prueba lo que aprendes y no memorices

Una investigación de 2011 publicada en la revista Science analizó 3 métodos comúnmente elegidos para estudiar: memorizar y repetir, dibujar diagramas y esquemas, y hacer evaluaciones y exámenes para comprobar si has aprendido.

Para comprobar la efectividad, realizaron un seguimiento de 200 alumnos, los cuales dividieron en 3 grupos, cada uno con un método de estudio diferente. Los investigadores descubrieron que el 3º es el más eficaz, y mejora el volumen de aprendizaje hasta en un 50%.

 

3. No recurras a bebidas energizantes o complementos alimenticios

La mayoría de estos suplementos se utilizan con frecuencia para combatir el sueño y mantener estudiando, e incluso para “ayudar a la memoria”, como asegura su publicidad. Sin embargo, la mayoría están compuestos principalmente de fosfatidilserina o taurina, ninguno de los 2 útiles para mejorar la capacidad de recordar, afirman desde la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria.

De acuerdo con el Dr. José Manuel López Nicolás, profesor titular del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Murcia (UM), estas bebidas solamente brindan cafeína y azúcar, generan un aumento del ritmo cardíaco, palpitaciones, un aumento en la presión arterial y en el peor de los casos convulsiones o muerte súbita.

 

Fuente: www.universia.es

Compartir en: